viernes, 15 de enero de 2016

El cafetico de los viernes.

Bueno el primer café del año. Me está costando arrancar el 2016 peeeeeeero me haré con él.



Si nos estuviéramos tomando un café en cualquier cafetería calentita y con una decoración super acogedora, con una suave música de fondo y una taza molona; te contaría que ésta noche el ratón Pérez ha tenido que dar explicaciones en casa. A Jorge se le ha roto una muela y se empeñó en dejar el trozo debajo de la almohada, y claro el pobre Sr. Pérez le ha tenido que explicar para lo que usa los dientes y que los necesita sanos y blanquitos.


Saboreando el caliente café amargo de nuestra estupenda cafetería imaginaria en la que hasta podemos añadir una magnífica chimenea con unos cómodos sofás delante y una bonita librería al lado, me encantaría escuchar lo que tú me contaras, cómo han pasado la noche tus hijos, lo que te está encantando el libro que tienes entre manos en éste momento, o lo super chulo que ha sido el último viaje que has hecho...

Comiendo un trozo de tarta de chocolate que hacen exquisito en dicho local y relamiendo los dedos para limpiar un resto de nata que bordeaba el plato donde nos la han servido, te cuento con cara de orgullo que Jorge al ver la cara de decepción de su hermana, porque ella no tenía nada debajo de su almohada, le ha puesto a escondidas una galleta de chocolate y con una sonrisa de oreja a oreja le ha insistido para que busque bien. La cara de la pequeña al ver la galleta me hace darme cuenta de lo mucho que se quieren el uno al otro, aunque María de vez en cuando se haga la dura.

Ya despidiéndonos en la puerta de la cafetería más bonita de toda la ciudad, con un abrazo "apretao" y un hasta pronto nos fijamos en un bonito cartel escrito sobre una pizarra, con el marco color mint, en el que se lee "sonríe y se feliz, el resto viene "rodao". Y nos ponemos a ello, disfrutemos del gris del cielo, de los cristales mojados y de los charcos en el suelo con una enorme sonrisa.

Pronto más y mejor.

                                                                                                                                            Merybunda