lunes, 19 de octubre de 2015

Autorretratos con recortes. Manualidad para hacer con peques

Y aquí estamos de nuevo disfrutando de pringar con los peques...




En ésta ocasión hemos decidido hacernos un autorretrato con recortes de revistas. El principio de ésta manualidad reside en María, está en la fase tijera en mano y recorto todo lo que se me cruce, y claro casi nada de lo que coge se puede cortar, a sí qué  siempre termina en regañina su iniciativa. Pues hoy he dicho recorta hasta que te salgan llagas en los dedos a ver si así se salva algún documento que sea importante...

Materiales:
- Tijeras
- Revistas viejas
- Folios en blanco
- Pegamento de barra
- Colores o ceras
- Imaginación, mucha y siempre!!!


Que me encantan los retratos es un hecho, me gusta mucho,además, que se dibujen a sí mismos porque si los observas una vez terminados te das cuenta de los que más les gusta de ellos, de lo que menos y de lo que les gustaría que fuera diferente. Por ejemplo Jorge siempre se pinta pecas, le encantan sus pecas y le gustaría tener muchas más, y el pelo muy largo.

En un folio Din A3, yo escojo éste tamaño porque en la galería de arte de Jorge son todos de ese formato, dibujamos un óvalo más o menos del tamaño de sus cara, o un poco más grandes por si se quieren poner gafotas.




De las revistas tienen que ir eligiendo ojos, nariz y boca. Al igual que retales de pelo, pendientes...Todo lo que quieran, incluso le pueden poner fondo! Los recortamos y se pegan. El pelo lo pueden pintar, dibujar o recortar y pegar, al igual que la nariz, las orejas...

Lo más importante es que les dejemos a ellos que elijan lo que quieran, que lo recorten solitos y lo peguen donde crean que quedará mejor.

Los más pequeños hacen con ésto un trabajo de percepción de las partes de la cara y aprenden a situar los ojos, la nariz, la boca, orejas...al igual que a fijarse en ellos mismos, el color de sus ojos, pelo...


María lo llevaba muy bien, todo muy cuidado, con mucha paciencia...


pero llegados a un punto se vino arriba y ya perdió la percepción, perdió el control y lo llenó todo de jirones de papel...


Lo hemos pasado en grande y lo aplicaría en personas de todas las edades, porque quedan realmente chulos! De hecho en nuestra mesa de trabajo habían edades comprendidas entre 3 y 31 años.




Fran, con 10 años, no tenía tiempo de terminar y lo dejó pendiente para el próximo día. Os aseguro que disfrutan un montón tengan la edad que tengan.

Probablemente los enmarquemos de alguna manera original y los colguemos en la entrada junto a las fotos familiares.

Espero que a partir de ahora nos leamos más seguido. Gracias siempre por seguir ahí. Besicos apretaos y saludos varios.

Filosofía Merybunda: sentarme como una niña más a recortar, pegar, dibujar...y no fijarme en si María está llenando la silla de pegamento, o si Jorge ha cortado el folio que no debía, si el suelo está lleno o no de recortes...Simplemente disfrutar de sus conversaciones, sus gestos y su compañía.