jueves, 30 de julio de 2015

Reflexiones cinematográficas. Inside out

Recupero mi ordenador y con ello mi autonomía bloguera, aunque no prometo demasiado, por el momento, que el veraneo nos lleva de cabeza. De momento para celebrarlo estreno sección REFLEXIONES CINEMATOGRÁFICAS, en ella os hablaré de las pelis que me sorprendan o que me despierten las ganas de contaros algo de ella.



No lo he hecho nunca, y mira que veo pelis a lo largo de la semana, pero tengo la necesidad de hablaros de Inside out (del revés).
Hoy hemos ido al cine, era la primera vez de María y a pesar de que en la película no salían ni princesas, ni bailes, ni casi nada rosa...me ha sorprendido lo bien que se ha portado, eso sí me ha costado un cartón grande de palomitas que se estuviera quieta.

Con ésta cara no apostaba yo mucho por que aguantara 1:30 horas

Yo supongo que la trama ya la conoce todo el mundo, por eso me limitaré a contaros mi opinión.
 Hacen una gran interpretación de las emociones y de cómo influyen en nosotros, la trama nos conduce de una manera tan sencilla y tan divertida a identificarnos con ellas.

 Creemos que lo más importante es ser felices, que nada tiene sentido si la mayoría de nuestros recuerdos no son alegres o maravillosamente felices, pero casi nunca reparamos en la importancia de la tristeza, en lo necesario que es, de vez en cuando, dejar asomar la naricilla a ese personaje regordete, de gafas y depresivo, llamado tristeza. Muchos de nuestros recuerdos más gratos empiezan siendo tristes, ese abrazo de un amigo en un mal momento, ese que demuestra lo importante que es en tu vida, esas palabras reparadoras de tu madre o padre en alguna crisis hormonal a una edad crítica, que no hace otra cosa si no reforzar tu orgullo y admiración hacia ellos...


En un momento de tensión se ha oído de fondo a alguien decir con una vocecilla suave y un tono desesperado, " vega ya un Loracepan urgente para ésta" me ha hecho mucha gracia.

Otra lección que le extraigo a ésta historia es la importancia de la familia, mientras ese pilar está bien sujeto, bien cimentado nada puede contigo.



Uno de los momentos más divertidos ha sido la comparativa entre las emociones de el padre y las de la madre, me ha parecido muy expresiva la manera de tratarlo aunque caigamos en lo mismo de siempre, la intensidad de las mujeres y la simpleza de los hombre, pero en la mayoría de los casos es lo que hay! y menos mal, porque si todos fuéramos intensos nos habríamos extinguido en drama.

Y otra cosa interesante han sido las islas de la personalidad, una buena forma de enseñarnos que tan importantes son los amigos, la familia...para determinar un carácter, una forma de ser.

Al salir del cine le digo a Jorge (6 años) ¿te ha gustado? Si, ¿de que iba? (ingenua de mí pensaba que no se habría enterado de nada) "de una niña a la que dirigían sus emociones mamá, en mi consola les diré ésta noche que yo no quiero crecer y que por favor cierren ese sitio negro donde se pierden los recuerdos, que yo cuando sea mayor me quiero acordar de todo."
Nunca dejará de sorprenderme.

Hay una parte de la trama en la que la cosa se complica y el amigo imaginario tiene que desaparecer para que la niña recupere su felicidad, María ha llorado desconsoladamente atrayendo, claro, la atención de media sala y cuando, después de un par de minutos de llanto, recupera su respiración me dice "era dosa (rosa) mamá" A cada uno las emociones se las despierta una cosa ¿no?.



Mucha gente dice que no es una peli muy para niños, yo no estoy de acuerdo, si que es verdad que es más disfrutable para adultos que otras películas de dibujos, pero a mí me parece genial todo lo que le ayude a los pequeños a entender sus emociones, películas, libros, ilustraciones... Inside out trata el tema de una manera tan sencilla que a ellos les resulta muy fácil familiarizarse con lo que les pasa.




Ya me contaréis vuestras opiniones de la película, mi puntuación es de 10.