viernes, 20 de marzo de 2015

El cafelillo de los viernes


Nos encanta descubrir casas en ruinas e inventar su historia. 
Otra semana, ¿compartimos colacao?
Os tengo que contar que hoy no tengo ganas de ir al trabajo, porque se quedan todos en la cama, y un colacao aquí sola en silencio y con calma, sin manitas diminutas pellizcando mi tostada, ni niños quejándose porque la camiseta de hoy no es la que le gustaría haberse puesto, no es lo mismo.
Reflexionando en el silencio, me doy cuenta que una vez que te haces madre, ya no sabes no serlo, todo gira en torno a ellos...
Degustando hoy mis tostadas con tomate, aceite y sal, os diré que éste tiempo que no termina de decidirse entre primavera o invierno me tiene la cabeza del revés, me levanto contenta, al minuto siguiente estoy triste, soy bipolar y al rato estoy tremendamente feliz, ya soy tripolar...os cuelo chiste malo que hoy estoy gris como el cielo.
Que por cierto las dichosas nubes no nos dejarán ver el eclipse, por si acaso, yo de 10 a 11:30, de vez en cuando, le echaré un ojo al cielo.

Y ya apurando mi desayuno y corriendo porque llego tarde, me despido con el subidón que me da saber que hoy me voy a Albatana, a disfrutar de mi padre, que ayer fue su día, y me pilló lejos.

Una semana más os doy la paliza con mis charretas de desayuno, y prometo seguir haciéndolo mientras me siga divirtiendo con ello.

¡BUEN FIN DE SEMANA!