jueves, 6 de noviembre de 2014

Truquillos de madre: ¡Que artura de fruta!.( Conseguir que los niños coman fruta)

¿No os pasa que hay días en los que estáis agota@s de luchar por todo? Por la camiseta que se pone, por los calcetines, sí sí como lo oís, los calcetines son motivo de riña cada mañana, y esque dá igual que los elija él en la tienda, o que lleven a sus idolos...nada es suficiente para que cada día no les pase algo a los dichosos calcetines. Y lo peor es que su hermana, ese loro repetitivo y esa esponja de malos hábitos, ahora tampoco quiere calcetines," e delen mami" "ete pica" y así a media lengua se quita uno tras otro...
¿Será por ésto que me pego unos madrugones del quince con tal de desayunar solica y en paz en mi mesa y poniéndome al día en la actualidad?
Pera,chocolate y mikado= señores pera
Bien pues ahora estamos en fase ¡fruta no! Y es que yo les suelo poner a almorzar al cole fruta todos los días y a merendar fruta, y se conoce que los pobres están ya hartos. Ya he probado a alternar almuerzos, ahora lleva tres días fruta, otro frutos secos, o queso o pepino...y los viernes como premio de fin de semana galletas o algún capricho. Pero aún así la fruta le sigue pareciendo un rollo, así que le dedicamos lo que tardamos en tomar el desayuno a buscarle forma a las frutas y convertirlas en algo divertido.
Hasta el momento ésto es lo que se hemos podido hacer:


Melón a tacos, palitos de mikado y las manitas de dos duendes= Castillo para merendar


Zanahoria y pepino = mariposa de almorzar


Pera, piña y chocolate= nave espacial

Manzana y queso = pacman para almorzar

Mr&MSS Pera son mis favoritos, con nocilla y gotas de chocolate.


Aunque muchas veces me lo ponen difícil, porque la imaginación de los niños es una grandiosa frustadora de padres...
Con los platanos también hacemos dibujitos en la cáscara, ellos dibujan en un papelito lo que quieran que se vea en su platano y los papás lo repasamos a puntitos con un alfiler sobre la cáscara. Éste es el resultado final:


Qué sería de nosotros, los padres, sin esas riñas y rabietas matutinas.Pero es parte de la maternidad ésta lucha constante y parte de su encanto saber sobrellevarlas y sobrevivir.

Filosofía Merybunda: Intento siempre llevarlos  a mi terreno proponiendo juegos y fomentando la creatividad. A mí, de momento, me funciona. Espero que os ayude.