miércoles, 15 de octubre de 2014

La cosa va de cuento. Ajdar

En éste nuevo arranque del blog tengo nuevos propósitos. Uno de ellos, el que más me va ha costar yo creo, es dejar de comprarmeles todos los cuentos que nos gustaría tener, y hacer más uso de las bibliotecas.
Bien, pues ayer fuimos a por unos cuantos, y Ajdar nos ha entró por los ojos a la primera.


Escrito e ilustrado por Marjane Satrap.
El país de Matilde tenía todos los colores del arcoiris...


También había de todo: periodistas, enamorados, curiosos...y hasta un Rey...
Un buen día los perros y pajaros revolotean anunciando un peligro...


De pronto el suelo empieza a temblar poniendo todo patas arriba. Los animales no son como debieran, ni las personas como lo eran antes.


La única normal es Matilde, que como siempre está saltando a la comba no le ha pillado el temblor en el suelo, así que se ha quedado tal y como estaba.
El rey le explica que es la única que puede viajar a ver a Ajdar para ver por qué ha hecho temblar la tierra.
Matilde acepta, por el camino encuentra un montón de peligros y seres extraños.



Cuando por fin llega hasta el dragón, no es tan fiero como había imaginado, ni tan terrorífico.
Tras preguntarle por qué ha hecho que tiemble la tierra descubre que los culpables de ese desastre son los humanos y sus máquinas, que le han roto una vértebra a Ajdar.


La única solución de arreglar el meollo es ayudando al dragón a estirarse. Matilde le anuda su comba a la cola y tira fuerte haciendo que Ajdar salte recuperado. En consecuencia la tierra vuelve a temblar poniendo todo en su sitio.


Como moraleja nos queda que hay que cuidar la tierra, no perforarla ni deteriorarla para que ella nos cuide a nosotros.

Crítica Merybunda: Me ha parecido una historia bonita con un mensaje muy claro y consecuente con el que todos deberíamos estar más que concienciados. El diez de este libro va para las ilustraciones y la manera de combinar los colores. Ése es mi veredicto, pero si tenemos en cuenta que hoy a sido la segunda noche que lo leíamos y Jorge a pasado de mí, me lleva a plantearme que quizás para los peques el texto es algo monótono y aburrida. Aunque como siempre María me sorprende, porque le gustan los cuentos que menos me imaginaba, creo que puedo ir olvidando eso de tener una niña coqueta y princesita, porque a ésta le van más los dragones y los piratas...Nota final 7.

Como siempre espero serviros de ayuda o inspiración y divertiros durante los 5 minutos que le dedicáis cada día a leerme. No sabéis la ilusión que me hace ver vuestros comentarios. Gracias y mil gracias a todos!!!