jueves, 12 de junio de 2014

La cosa va de cuento. La casa de Tomasa

Que a mis treinta añazos( si, ya se que no me echaríais mas de 25, pero tengo treinta,ea!) descubra un cuento nuevo y me mantenga tan enganchada como a las treintañeras normales las sombras de Grey ¿es un problema? Nah!. La casa de Tomasa es uno de los muchos cuentos de los que he oído hablar mil veces pero no lo había leído.


La historia gira en torno a Tomasa, que si la llego a conocer yo antes me hubiera diseñado, sin dudarlo, mi casa.
A todos los invitados que van a su casa les construye una estancia para ellos.
En primer lugar llega Juanito glotón, que quiere una tarta y quiere un rincón...


La abuela Rosario, a la que le construye, para su perro, un gran armario...


A los tres gatitos una torre para sus guantes limpitos...


La pastora Aleja, que viene con su oveja...


los tres osos necesitan comida y lechos hermosos...


Y por último don plato y doña cuchara que buscan la luna y una vaca rara...


Pero se da cuenta que ya no caben ni ella ni su gato, así que se tienen que buscar un bonito prado y construir una bonita casa para ellos.



Y todo ello con un montón de ventanas para que los nenes abran y descubran a los personajes en tareas diferentes a cada página. Además de un plano desplegable con todas las estancias de la casa ...


En ésta ocasión lo hemos cogido de la biblioteca de la clase de Jorge, aunque dentro de poco ya formará parte de nuestra biblioteca personal ¿MENUDA RUINA! éstos vicios míos me cuestan mucho, os lo digo yo...

Filosofía Merybunda: leer cuentos a los nenes y jugar con las historias ayuda muchísimo a desarrollar su imaginación, por no hablar del hábito a la lectura que tan importante será en su futuro.