domingo, 18 de mayo de 2014

Un paseo por la red. Reciclando cajas de fresas

No se si alguna vez os he contado mi problema con recoger cosas que creo que me puedan servir, ea, que le vamos a hacer, hay gente que fuma, otra que bebe y luego yo.
Todo empezó una soleada mañana de sábado, hacíamos tranquilamente la compra cuando de momento se me iluminó,como un foco de teatro apuntando al actor principal, ahí, justo delante de mí, un montón de cajitas de madera la mar de monas, y resulta que las tiran,¿os lo podéis creer? Y claro, ¿como no me las iba a llevar para casa?. Y no penséis que la tarea es fácil, tengo ,primero que convencer a Toni de que realmente las necesitamos, y después convencer a Jorge de que son mías. Y es que, mucho me temo, que en eso ha salido a mí, a todo le encuentra utilidad. Pero despliego mis encantos y listo, cuatro cajas ocupando otro rinconcito de mi casa.
Ahora si empiezo la búsqueda de inspiración por la red y ojiplatica me quedo de todo lo que se puede hacer...                                                                                                                                                      


Para quedar de miedo en las meriendas organizadas en casa este veranito...












                       
               ---------------------------------------------------------------------------------------------
O de detalle decorativo en el balcón, terracita o jardín....


--------------------------------------------------------------------------------
En ese rincón muerto en el que nunca sabemos que poner. En el baño, el pasillo...
---------------------------------------------------------------------------


















Como incorporación a las habitaciones infantiles, estas ya sí que me vuelven loca...
------------------------------------------------------------------------------
 Y de frutero, no decorado así...pero la idea me gusta y me viene al pelo, que necesitaba yo un frutero, mira por dónde ya encontré la manera de hacerle ver a Toni que sí, efectivamente la necesitaba, y encima nos acabamos de ahorrar los 15 euros que me costaba un estupendo frutero de tres pisos que ya tenía casi comprado.
Señoras mi matrimonio hoy es un poco más perfecto, porque no hay nada que le guste más a un marido (y que se pueda contar por la red, claro) que que nos ahorremos algún eurillo.
Y creo, que de momento el resto de mis cajicas, las guardaré hasta este verano, que me he propuesto remodelar mi casa, y no se por qué me da a mí que las voy a necesitar.

Filosofía Merybunda: Reciclar, inspirarse y crear...