martes, 8 de abril de 2014

Juguetes caseros: aviones con pinzas



Ya os dije ayer que habíamos ido a un cumple, ¡qué bien me lo paso en los cumples! Esa emoción que le ponen los críos a todo lo que les rodea en su día...la ilusión que les hace cualquier detalle, por pequeño que sea...y la importancia, que el resto de invitados, le dan al " cumpleañero". Pero sin duda el mejor momento, de todo cumpleaños, es el de dar los regalos, y a nosotros nos encanta hacer siempre , además de lo que compremos, algo casero y personal,que le enseñe a los niños que también se pueden regalar cosas hechas por uno mismo, y que gustan tanto o más que las que cuestan dinero.
En esta ocasión hicimos un par de avionetas con pinzas de la ropa, a mí me encantaron cuando las ví y a Jorge también, de hecho se quedó una de las que hicimos, y desde entonces, es su juguete favorito. Una vez más me hace darme cuenta de lo cabezotas que somos, a veces, los adultos, nos gastamos un dineral en juguetes, y luego ellos llegan y nos demuestran que con mucho menos juegan el doble.
Como se hace:
Se pintan dos pinzas de la ropa, de las de madera, de colores llamativos y alegres, con pintura acrílica. Mi marido se queja, siempre que va a tender, de que no hay pinzas, y es que yo uso pinzas para el 75%(hay que ver lo interesante que queda, en cualquier cosa, poner un porcentaje) de mis manualidades, lo útil que puede llegar a ser  una pinza ( pero esto no se lo diremos a él, será mejor que siga creyendo que se me caen para abajo al tender).

Cortamos los palitos, de los que venden de colores,y los pegamos,dos delante y dos, más pequeños detrás,que serán nuestras alas.

Dibujamos y recortamos en una cartulina la hélice. Con un alfiler, de los que tienen bolita, la pegamos, con superglú, en la parte delantera de la pinza.

Sólo queda poner un cartel de felicitación a modo de pancarta publicitaria y listo para regalar.
Tengo que decir que las pobres avionetas lo tenían muy difícil, ya que competían, ni más ni menos, que con unos guantes de Casillas, unas botas de fútbol y un súper balón, entre otros.Pero bueno, le gustó bastante, y a Jorge, más todavía regalar, a un amigo, algo hecho por él mismo.
Y hasta aquí la entrada de hoy, me lo he pasado más que bien haciendo éste juguete, porque, además de compartir tiempo con mis niños, los he visto disfrutar con los pinceles, llenando la mesa de pintura y viendo que ellos mimos son capaces de hacer juguetes.